Una detenida y más de 800 plantas de cannabis decomisadas
0 3 mins 1 año

La Guardia Civil comenzó una investigación tras tener información sobre un cultivo interno a gran escala en una vivienda en Vegas del Genil, Granada. Después de tener toda los datos necesarios, los agentes policiales se acercaron al lugar para realizar un inspección.

Al entrar en la vivienda, se retuvo a la única residente del lugar: una mujer de 43 años de nacionalidad rumana. Al ser chequeada en la base de datos policial, le fémina resultó estar en una lista como víctima de violencia de género en la escala de riesgo más alta.

La mujer fue detenida por los oficiales y está ante sometida a las instancias judiciales por delitos contra la salud pública, en su modalidad de tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas de fuego y defraudación de fluidos eléctricos.

De interés -->  Desmantelan un club de fumadores en Málaga

Víctima de violencia de género

La implicada, al estar en una lista de violencia de género, recibía visitas regulares de los agentes de la Guardia Civil para comprobar su seguridad. El hallazgo en el interior de su domicilio confirma la actitud evasiva que siempre presentaba a los funcionarios.

Desde las primeras visitas, la mujer nunca quiso abrir las puertas a los funcionarios, ni quiso conversar con ellos por mucho tiempo. En algunos casos, los recibía en la parte exterior a su inmueble y, en la última visita, les pidió que no regresaran más.

De interés -->  Alquilaban coches para trasladar marihuana hasta Alemania

Los agentes policiales infieren que la mujer solo utilizaba el estatus de ser una víctima de violencia de género para pasar desapercibida entre las investigaciones por cultivos internos.

Cuando la Guardia Civil dejó de lado la investigación por violencia de género y optó por las posibilidades que la mujer estuviera ocultando algo, los altos picos de facturación eléctrica comprobaron que podría tratarse de una siembra de marihuana.

Cultivo de marihuana a gran escala

Al entrar en la casa, los oficiales comprobaron que varias habitaciones estaban acondicionadas como espacios para el cultivo interno de marihuana.

La policía recolectó un total de 834 plantas de cannabis sativa. En una de las habitaciones también se halló una escopeta de caza que no está registrada dentro de España con cartucho, una pistola detonadora con cartucho y una carabina de aire con municiones.

De interés -->  Desarticulada una de las principales bandas de tráfico de drogas en Asturias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.