Desmantelan centro de producción de marihuana en Granada

La Guardia Civil localizó y allanó un centro de producción y venta de marihuana en Cogollos Vega, en el área metropolitana de Granada.

En este proceso denominado como operación Molinum participó la Guardia Civil de Afacar, los agentes del Área de Investigación de la Guardia Civil de Maracena y los de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Compañía de Armilla.

Los agentes de seguridad empezaron la investigación tras tener indicios de una vivienda donde se producía y vendía marihuana. En este contexto, implementaron dispositivos de vigilancia para supervisar los movimientos de los residentes de la vivienda y recopilar pruebas para la revisión del domicilio.

Leer: Desmantelan una macroplantación con 2.093 plantas

Revisión de la propiedad

Después de varias semanas de vigilancia secreta, los agentes solicitaron los permisos judiciales para emprender el allanamiento del lugar.

Al entrar al domicilio, los uniformados visualizaron que el implicado había derribado todas las paredes de la vivienda para tener un espacio amplio que le sirviera para el cultivo de marihuana.

En el lugar se contabilizaron 685 plantas de cannabis sativa en avanzado estado de desarrollo. También, recopilaron elementos indispensables para mantener el cultivo como fertilizantes y máquinas de ventilación y extracción, necesarias para este tipo de actividades internas.

Altísimo consumo eléctrico

En este operativo, donde también participó Endesa, se comprobó un altísimo consumo de energía eléctrica, típico de estos cultivos. Según datos de la empresa de electricidad, la vivienda estaba consumiendo 300 amperios, los cuales son equivalentes al consumo mensual de 60 casas.

Leer: Detienen a una pareja y a su hijo por traficar marihuana

Este alto consumo de energía ha provocado repetidos y extensos cortes de luz en la comunidad, convirtiéndose en un reclamo social y una de las luchas contra las plantaciones ilegales.

Delincuente reincidente

Por este hecho se detuvo a un hombre, quien resultó ser un delincuente reincidente. El sujeto había sido detenido la semana anterior por la Guardia Civil en un opertivo antidrogas con una pistola de calibre 9 milímetros ilegal y con más de 600 gramos de hachís.

En este caso, el hombre de 43 años tenía registros policiales por porte de armas de fuego ilegales y delitos contra la salud pública.

Sin embargo, esta no era su primera detención en 2021, porque en marzo también fue aprehendido como el responsable de mantener otro cultivo de marihuana con 740 plantas.

Por Paola

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *